Los jaguares y el muro de la frontera entre Estados Unidos y Mexico

El muro en la frontera entre estos dos países no solo cortaría el paso a los seres humanos sino que tampoco podrían esos felinos migrar entre sus hábitats del norte de México y del sudoeste de Estados Unidos

Buenos Aires-(Nomyc)-Hasta hace pocos siglos, el sudoeste entero de Estados Unidos era espacio vital de jaguares: una intensa persecución los erradicó de esa parte de su hábitat, pero no han dejado de intentar reconquistar su territorio ancestral desde México, según lo demuestra, entre otras pruebas, la imagen de un jaguar hasta ahora desconocido que merodea por las montañas de Dos Cabezas, en Arizona, tomada el 16 de noviembre de este año por una cámara automática de la Oficina del Gestión del Territorio, tal y como informaba este organismo dependiente del Departamento del Interior de Estados Unidos el 2 de este mes.

Era el tercer jaguar cuya presencia se ha constatado de forma fidedigna en los últimos años.Se hizo famoso el macho conocido como El Jefe, así, en castellano, que en los últimos años ha sido fotografiado y filmado muchas veces, pero del que no se sabe nada desde hace tiempo. En diciembre de 2016, y de nuevo en enero, una toma fotográfica captó a otro macho en Fort Huachuca.

Estos animales han debido de desplazarse todos desde las montañas del desierto de Sonora, unos cientos de kilómetros al sur de la frontera. Allí se encuentra el último gran reducto de los jaguares del norte de México. En cuanto los jóvenes machos son separados de sus madres, emprenden una migración que los puede llevar hasta las montañas del sudoeste de Estados Unidos. Y mientras, forcejean por ello los organismos oficiales y los ecólogos de fauna salvaje. El planeado muro fronterizo entre ambos Estados le ha echado aún más leña al fuego de esa pugna.

Hasta ahora, no se ha descubierto nunca una hembra de jaguar en Estados Unidos, así que el nuevo y minúsculo grupo no tiene ninguna posibilidad de medrar, salvo migrando al sur. Grandes barreras, como una verja de acero o un muro, lo impedirían, con lo cual a largo plazo dejaría de haber jaguares en Estados Unidos.

Sin embargo, las leyes estadounidenses los protegen fuertemente: cualquier intervención en su espacio vital está estrictamente regulada. Varios miles de kilómetros cuadrados de las montañas de Nuevo México y Arizona han sido declaradas reservas para la protección del jaguar y otras especies protegidas.                                                                                                                                                                                           Nomyc-13-3-17

« Volver