La investigación científica que reveló por qué el núcleo de la Tierra crece más de un lado que del otro

Conocé qué dice la ciencia sobre la asimetría del núcleo de la Tierra

Buenos Aires-(Nomyc)-A más de 5000 kilómetros bajo nuestros pies, se encuentra el núcleo interno sólido de la Tierra, cuyo descubrimiento se remonta a 1936, aunque más alla del tiempo transcurrido, continúan los enigmas sobre su formación y evolución, lo que representa un desafiando a la comprensión científica.

Este núcleo interno, inaccesible para las muestras directas, es objeto de estudio por parte de disciplinas como la sismología, la geodinámica y la física de minerales, a través de los cuales, los científicos  lograron investigar sobre los misterios que se esconden a profundidades insondables.

Ahora, en un reciente estudio, investigadores del Instituto de Geofísica “Carlos Russo” y del Centro de Investigación en Ciencias de la Tierra de la Universidad Nacional de Buenos Aires, se unieron para abordar uno de los enigmas más intrigantes relacionados con el núcleo terrestre.

Cómo es el Núcleo de nuestro planeta: el núcleo de la Tierra se formó hace unos 4500 millones de años, en los primeros 200 millones de años de la historia de nuestro planeta cuando el hierro más pesado se atrajo hacia el centro de la Tierra debido a la gravedad, mientras que los minerales más livianos conformaron el manto y la corteza terrestre.

Con el tiempo, la temperatura en el centro de la Tierra ha disminuido lo suficiente como para que el hierro se solidifique, formando el núcleo interno y en la actualidad, este núcleo crece a una velocidad de 1 mm por año, lo que equivale a la solidificación de enormes cantidades de hierro fundido cada segundo.

En la década de 1990, los científicos notaron una peculiaridad en las velocidades de las ondas sísmicas que atraviesan el núcleo interno, sugiriendo que su estructura no era uniforme, cuando observaron “diferencias entre las mitades oriental y occidental del núcleo interno, con la parte oriental mostrando una velocidad diferente a la parte occidental”.

Ahora, el estudio reciente profundizó aen esta observación gracias a nuevas técnicas sísmicas y modelos geodinámicos y los resultados revelaron que el crecimiento del núcleo interno no es uniforme, con más velocidad en la mitad oriental, que se encuentra debajo del mar de Banda en Indonesia, en comparación con la mitad occidental, ubicada bajo Brasil.

Las fuerzas gravitatorias en el núcleo interno mantienen una distribución uniforme del crecimiento, preservando su forma esférica, aunque este fenómeno no amenaza la estabilidad de la Tierra, deja un registro en las velocidades de las ondas sísmicas que atraviesan su núcleo interno.

Edad: el examinar las observaciones sísmicas junto con los modelos de flujo, los investigadores sugieren que el núcleo interno de la Tierra, situado en el centro del núcleo, tiene entre 500 y 1500 millones de años, aunque la estimación más joven parece ser la más probable, la edad precisa sigue siendo un tema de debate, con implicaciones significativas para nuestra comprensión de la historia geológica de la Tierra.

El estudio reciente presenta un modelo innovador del núcleo interno, aunque su validez depende de ciertos supuestos físicos que aún están bajo escrutinio. Este presupone que el núcleo interno está compuesto por una fase cristalina específica de hierro, lo que añade una capa de incertidumbre a la conclusión sobre su edad.

Además, la investigación revela que la Tierra no es el único planeta del sistema solar que presenta asimetrías: 

  • En Marte, se observa una diferencia topográfica entre su hemisferio norte y sur: la superficie del hemisferio norte es más llana, mientras que la del hemisferio sur es más accidentada, con más presencia de montañas y relieves elevados.
     
  • En los planetas Mercurio y Júpiter, la discrepancia no reside en la topografía de su superficie, sino en la configuración de sus campos magnéticos, los cuales no presentan una simetría especular entre sus hemisferios norte y sur. 

  • En la Luna, se observa una diferencia química entre la composición de su corteza en el lado que siempre mira hacia la Tierra y el lado opuesto.

Nomyc-29-5-24

« Volver