Hepatitis C: salen a buscar a “los millones que faltan”

Argentina, a través de la Asociación Buena Vida, se suma a la campaña de la Alianza Mundial contra las Hepatitis, orientada a detectar a todos aquellos que portan el virus, pero lo desconocen, y a invitar a recorrer el camino hacia la cura a todos aquellos que están diagnosticados, pero que aún no iniciaron sus tratamientos y se lanzó programa de federalización de detección e información

Buenos Aires-(Nomyc)-Unas 300 mil personas tendrían Hepatitis C en Argentina, pero la Asociación Argentina para el Estudio de las Enfermedades del Hígado (AAEEH) sostiene que el 70 por ciento lo desconoce y con motivo del Día Mundial de las Hepatitis Virales que se conmemora hoy, la Asociación “Buena Vida” se suma a la campaña internacional para “encontrar a los millones que faltan”, en relación con ese dramático nivel de subdiagnóstico de esta enfermedad tan frecuente como silenciosa, tan grave como desatendida inclusive por muchos pacientes que ya saben que la tienen.

“En estos tiempos en los que todos estamos preocupados por el impacto de la pandemia de COVID-19, redoblamos nuestros esfuerzos para que no se desatiendan enfermedades hepáticas como la Hepatitis C porque se da la paradoja de que miles de personas recibieron el diagnóstico, de modo habitual en forma casual como cuando donan sangre, pero no hacen nada al respecto, no le dan importancia porque el hígado no duele, por miedo a enfrentar esa realidad, por no saber a dónde acudir o porque creen que no tiene remedio y es todo lo contrario, es muy fácil curarse y evitar todas las complicaciones severas que puede generar”, reveló Rubén Cantelmi, paciente curado y presidente de  “Buena Vida”.

Desde la asociación, reconocieron que es ambicioso el objetivo de la Alianza Mundial contra las Hepatitis que propone “encontrar a los millones que faltan”, y que también lo es el desafío de la Organización Mundial de la Salud de eliminar la enfermedad para 2030, aunque sin embargo, están convencidos de que cada persona que ayudan a que se cure es un logro inmenso porque consiguen evitar que en el futuro desarrolle cirrosis, cáncer hepático o necesite un trasplante, y los acerca un poco a esas metas globales.

Una clara muestra de las dificultades que plantea esta enfermedad son las cifras desoladoras que presentó hace poco tiempo el Programa Nacional de Hepatitis Virales del Ministerio de Salud de la Nación: solo el 4,5 por ciento de los pacientes recorre el sistema de salud hasta que llega a curarse, mientras que el resto se queda en el camino. 

“Si alguien con Hepatitis C llama a nuestro 0800 o nos escribe por redes sociales, entra en un circuito en el cual lo vamos a acompañar, en forma completamente gratuita, desde ese momento y hasta que reciba la confirmación de que se curó,  porque sabemos que en el camino surgen muchos obstáculos que hacen que la enorme mayoría no llegue a curarse, tal como se ve en las estadísticas oficiales y conocemos esos obstáculos y estamos para ayudar a la gente a superarlos”, agregó Cantelmi.

A diferencia de la mayoría de las enfermedades graves y frecuentes, ésta se puede curar en más del 98 por ciento de los casos, en 8 a 12 semanas, con medicamentos que están aprobados y disponibles en nuestro país y que cuentan con cobertura, aunque más de una vez haya que reclamarla sistemáticamente.

Acompañamiento federal: Buena Vida nació en Buenos Aires y fue conformando una red de grupos de pacientes en distintos hospitales públicos y desde hace poco tiempo y con el fin de acompañar mejor a las personas de otras ciudades del país, implementó un programa de formación de referentes que ya cuenta con representantes regionales en Córdoba, Santa Fe, San Juan, Santiago del Estero y Junín.

“Estas ‘regionales’ de nuestra asociación surgieron por una necesidad de poder ayudar a los pacientes de todo el país, cada uno con su contexto, idiosincrasia, problemáticas y desafíos y para ello, nadie mejor que alguien del lugar, con quien puedan verse cara a cara y hacer un seguimiento cercano de la realidad de cada uno” explica Mauro Fernández, Referente de la región Noroeste de la Provincia de Buenos Aires, con base en Junín, y Coordinador de Referentes

“Esperamos sumar representantes en más ciudades para que ninguna persona con enfermedades del hígado se quede sin todo el soporte que necesita y que nosotros podemos brindarle”, continúa Fernández.

Sobre por qué se eligieron esos lugares y no otros, desde la asociación explicaron que allí identificaron personas “con entusiasmo y compromiso para ayudar, pero que están abiertos y quieren seguir haciendo crecer su presencia regional para cubrir todo el territorio nacional”.

Los referentes regionales son pacientes curados, voluntarios a la distancia, que recibieron capacitaciones sobre enfermedades hepáticas, sobre cómo acompañar y sobre los pasos necesarios en el camino hacia la cura y todos dan soporte a pacientes en sus ciudades y generan acercamiento con los médicos de la zona para darse a conocer y desarrollar iniciativas en conjunto para concientizar y multiplicar el alcance del mensaje.

El camino para dar con el referente de cada región, inicialmente, será contactando a “Buena Vida” a través de redes sociales o la línea gratuita 0800 220-0288, disponible de lunes a viernes de 10 a 18 y, desde allí, se realiza la derivación correspondiente según la cercanía.

Además, en una segunda etapa, cada región tendrá sus vías de contacto propias, pero siempre trabajando en forma colaborativa con las demás regiones y con la centralización de la asociación civil.

“El protagonista de este camino es el paciente, de modo indiscutible, mientras que el aliado principal es el especialista y nuestro rol es el de acompañar, brindar información y sostén y para hacerlo cada vez a un número mayor de personas precisamos más manos solidarias que se pongan al servicio de quienes tienen enfermedades hepáticas”, aseguró Referente de la región Noroeste de la Provincia de Buenos Aires de “Buena Vida”

Sobre la conmemoración: el Día Mundial contra las Hepatitis Virales reúne a nivel global los esfuerzos de organizaciones de pacientes, profesionales médicos, industria farmacéutica, gobiernos y público general para concientizar sobre estas enfermedades y contribuir a su eliminación a través de estrategias de vacunación en los casos de las hepatitis A y B y con diagnóstico y tratamiento en los casos de las hepatitis B y C.

Nomyc-28-7-20

« Volver