Fertilidad: presentan el libro “Saliendo del laberinto”

¿Qué pasa cuando el embarazo no llega? ¿Qué hacemos cuando los médicos no tienen respuestas? ¿Cómo hablar sobre el tema con nuestra familia y amigos? ¿Ser madre soltera? ¿Y los temas legales? ¿Y el futuro?. Elaborado por la Asociación Civil Concebir, el libro aborda éstos y otros temas con los que se sentirán identificados todos los que han encontrado obstáculos en la búsqueda de un hijo

Buenos Aires-(Nomyc)–“Para muchos, el camino para formar una familia puede convertirse en un verdadero laberinto” definieron desde la Asociación Civil Concebir, que hace 20 años brinda apoyo a quienes presentan trastornos en la reproducción y que acaba de lanzar un libro que aborda en profundidad los temas más delicados alrededor de los intentos para lograr con éxito la concepción de un hijo.

El libro “Saliendo del laberinto”, que refleja toda la experiencia de Estela Chardon e Isabel Rolando, fundadoras de “Concebir” y su trabajo durante 20 años con parejas y personas con dificultades para concebir.

La obra recaba lo más saliente de todo lo vivido en los talleres de reflexión que la asociación llevó adelante durante todo este tiempo, además de plantear los aspectos más relevantes que hacen a esta problemática, de la mano de referentes en cada tema.

Nadie considera que le va a pasar, pero las dificultades para concebir son una realidad mucho más frecuente de lo que se cree y es importante tomar la decisiones de manera rápida y contar con las herramientas necesarias porque cuando las personas llegan al consultorio de fertilidad, tras meses y meses de búsqueda infructuosa de un embarazo, sin saberlo, muchas veces ingresan en un verdadero laberinto, adonde todo es nuevo, desconocido y sienten que no se ve la salida.

“Primero, tienen por delante arribar al diagnóstico certero de lo que les sucede y es muy importante para determinar junto con el especialista los pasos a seguir porque en ocasiones, el trastorno se puede resolver en poco tiempo a través de técnicas de baja complejidad” explica Gisela de Antón, presidente de Concebir.

“Otras veces, no, y hacen falta más estudios, entonces empiezan a sonar términos médicos incomprensibles que pueden ir generando una angustia creciente”, continúa de Antón.

Las asociaciones de pacientes como “Concebir” surgieron justamente para brindar esa contención necesaria en momentos adonde sólo el que atravesó el mismo camino puede entender realmente lo que se siente y el acceso a información es mucho más importante de lo que parece, porque es muy grande el desconcierto que se vive durante todo el proceso.

“La contención emocional es fundamental; desde Concebir fuimos viendo a lo largo de los años, en nuestros talleres, cómo las parejas han ido lentamente pudiendo hablar con su entorno familiar y social acerca de su dificultad para concebir cada vez con mayor naturalidad, aunque todavía hay mucho por trabajar al respecto”, explica Jimena Antonelli, vicepresidente de “Concebir”.

Además, es indispensable considerar cómo esta nueva realidad puede afectar el diálogo y la relación de la propia pareja y como suele ser una verdadera oportunidad para unirlos y que cada vez más juntos enfrenten todos los desafíos que esta situación propone, aunque también puede darse lo contrario y ser un factor de angustia, fricción y conflicto.

También cambian las rutinas de la vida sexual de la pareja, porque en algún punto se pierde espontaneidad, se ‘programan’ los encuentros y puede sobrevolar la preocupación estresante sobre el tema antes, durante y después de la relación sexual.

Gisela de Antón mencionó otros aspectos que refieren las mujeres, como “el duelo que se da mes a mes con la llegada de la menstruación o la pequeña envidia que se intenta no tener cuando ven una panza de embarazada, pero que inevitablemente las lleva a preguntarse ‘por qué a mí no’ o ‘cuándo me tocará’”.

“Reuniones llenas de cochecitos y chupetes o hermanos y amigos que anuncian embarazos una y otra vez son otras situaciones de todos los días generan ansiedad y son difíciles de sobrellevar” agrega.

“También es importante tener en cuenta cómo lo vive el hombre, cómo expresa sus emociones, cómo procesa sensaciones de frustración para transformarlas en acompañamiento a su pareja, si es que ella es la que debe someterse a tratamientos” continúa.

“Entendemos lo complejo que es, porque lo hemos vivido, pero los integrantes de la pareja deben ser el primer sostén, cada uno para el otro, porque ellos deben acompañarse firmemente, escucharse y poder compartir las emociones que van atravesando. Si precisan ayuda, deben saber que contarán con todos, pero lo primero es que ellos se acompañen”, precisaron desde Concebir.

En los talleres, aparecen con frecuencia frases bienintencionadas de parte de amigos y familiares, pero que pueden lastimar sin quererlo: “¿Y, para cuándo un bebé?”, “Váyanse de vacaciones, relájense y vas a ver que te vas a embarazar”, “¿Por qué no adoptan?”, “¿Y si se compran un perro?”, entre muchas otras.

Jimena Antonelli, agrega que “las parejas igualitarias integradas por dos mujeres y las madres solteras por elección también tienen su laberinto en el que encuentran obstáculos de otro tipo: `a veces desde lo legal, por la cobertura de los tratamientos, o también desde reacciones adversas de parte de la sociedad, que no ve con buenos ojos que puedan concebir un hijo, lo que podría generarles a ellas incomodidad en su entorno social o inclusive dificultades en el plano laboral´”.

Desde el aspecto legal, aún hoy hay obras sociales y prepagas que niegan la cobertura al 100 por ciento, a pesar de que contamos con una ley vigente aprobada y reglamentada.

“Estamos mucho mejor que antes de contar con la ley nacional N° 26.862, que se sancionó en 2013, pero de todos modos hay aspectos por mejorar. De hecho, más de una vez planteamos la necesidad de contar con una ley específica de regulación a partir de los cambios que incluyó el nuevo código civil. Hemos presentado un nuevo proyecto de ley en marzo de este año y esperamos que pueda avanzar”, agregó la presidente de Concebir.

Acerca del libro                                                                                                                                                                                               Editado por Cien Lunas, “Saliendo del laberinto” es un libro escrito por pacientes y profesionales, con la colaboración de médicos especialistas, psicólogas y con la participación de una hija nacida por ovodonación.

Fue pensado para ayudar a personas con dificultades para concebir, tanto a parejas heterosexuales o igualitarias, como a madres solteras por elección. Dirigido por Estela Chardon, cofundadora de Concebir y madre por ovodonación, la publicación brinda herramientas reales para afrontar la infertilidad y se puede conseguir en librerías.                                                                                                                               Nomyc-28-8-17

 

« Volver