Advierten el peligro de los Anteojos de Sol “truchos” y piden que intervenga la ANMAT y decomise más de 5 millones de pares de lentes

Desde esta semana por medio de una disposición publicada en el Boletín Oficial, la fabricación nacional como la importación de anteojos para el sol estará regulada por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica y deberán cumplir con una serie de normas que buscan asegurar la correcta protección de los ojos de sus usuarios

Buenos Aires-(Nomyc)-La regulación marca que los anteojos para sol que no cuenten con debida inscripción en la Administración Nacionald e Alimentos, Medicamentos y Tecnología Médica (ANMAT) deberán ser retirados de la comercialización y se podrá establecer, además, si un producto tiene los filtros adecuados y qué nivel de protección es la que está utilizando.

La disposición 562/19 publicada el pasado 22 de enero  en el Boletín Oficial,  estipula que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) regulará la fabricación y/o importación de anteojos de sol: deberán ser registrados ante el organismo y para ser autorizados tendrán que demostrar que cumplen con el filtro UV declarado.

El sector cuenta con un plazo de 180 días para adecuarse a la medida que, en línea con las que ya rigen en países de Europa, Estados Unidos y Uruguay, entre otros, viene a poner reglas de juego en un mercado en el que hasta ahora todo era válido.

En este marco, la ex presidente de la Cámara Argentina de ópticas (CADEO), empresaria y secretaria de Producción de Ituzaingó, Sandra Rey destacó el avance como “un logro colectivo”, emprendido desde hace “muchísimos años por las Cámaras de Ópticas, Industrias Ópticas y Colegios del sector”.

Rey, reafirmó que la preocupación del sector se basada en la gran “cantidad de gafas que se venden en la calle sin ningún tipo de filtro solar que iba en perjuicio de la salud visual” y alertó que mucha “gente desconoce la peligrosidad de la ausencia de filtros y lo que ocasiona en los ojos”

Según Rey “se venden anualmente 5 millones de anteojos truchos, provenientes del contrabando, que se consiguen al por mayor a un precio promedio de $ 30 y se comercializan en la calle a precios que rondan desde los $ 100 a los $ 200”. La funcionaria alertó sobre la peligrosidad de “comprarlas sin ningún tipo de filtro solar. “Usar anteojos de sol que tengan una protección de 400 contra los rayos UV es equivalente a llevar protector solar para la piel filtro 50”, indicó Rey.

Sólo durante las vacaciones en la Costa Atlántica se comercializan en la playa cerca de 2 millones de gafas oscuras, “que vienen de países como China con etiquetas que dicen proteger con rayos UV y que pueden realizarse con una simple impresora”. Rey tomó datos de un informe de la Cámara Argentina de Industrias Ópticas y Afines (CADIOA).

Luego, detalló los peligros de adquirir el producto sin los filtros adecuados, “algunos lentes de sol que se compran en mercados callejeros no sólo no protegen la vista, sino que pueden aumentar el daño. Los anteojos de sol crean un efecto de cámara oscura que dilata la pupila y, al carecer de filtros para rayos ultravioletas, terminan haciendo que la vista sea más afectada por la radiación UV”.                                          Nomyc-31-1-19

 

 

« Volver