Uruguay tiene un nuevo felino registrado en sus tierras: el yaguarundí

Por primera vez se registró la presencia de un Yaguarundí en el país luego de un trabajo de la organización “Julana” a través de cámaras trampa con lo que el país vecino tiene siete especies de felinos

Buenos Aires-(Nomyc)-“En el territorio uruguayo se habían registrado hasta ahora seis especies de felinos”, según contó a Montevideo Portal el biólogo Ramiro Pereira, quien agregó que estos son “el jaguar, extinto desde principios del siglo XX, el puma, del que solo se ha constatado su presencia esporádica; el ocelote, del que  hay un solo registro; el gato montés, de presencia habitual; el margay, especie amenazada que está apareciendo cada vez con más frecuencia y el gato de pajonal, que es poco común, pero ahora y luego del trabajo de “Jugando con la Naturaleza” (JulaNa), una organización que trabaja en educación ambiental, se le pudo  podemos dar la bienvenida al “Yaguarundí”.

El primer registro del Yaguarundí, cuyo nombre científico es Puma yagouaroundi Silvestre” en Uruguay fue obtenido en el marco del monitoreo participativo con cámaras trampa que hace Julana junto a la comunidad de Paso Centurión, Cerro Largo.

Según el artículo publicado por los integrantes de “Julana” en el Boletín de la Sociedad Zoológica del Uruguay en este año 2016, en agosto del 2015 se obtuvieron dos registros fotográficos de Yaguarundí con una cámara colocada en un predio privado de la localidad de Paso Centurión, ubicado en el monte ribereño asociado a una cañada afluente del Río Yaguarón.

En ambas fotos, sacadas con cuatro días de diferencia, “se observó un único individuo de pelaje gris desplazándose paralelo a la cañada durante el día en lo que son los primeros registros confirmados para individuos silvestres de la especie en Uruguay”, indica el artículo, que aclara que esta especie es difícil de registrar dados sus hábitos de evitar trillos y fue publicado hace unos días.

“El hecho de que este registro sea el primero en muchos años afirma las carencias existentes en los trabajos sobre biodiversidad de nuestro país”, indica la nota, que destaca el proyecto de monitoreo participativo de fauna, en el que los vecinos participan en la elección de los lugares para colocar las cámaras.

Paso Centurión presenta 51 especies registradas de mamíferos, que representan casi la mitad, de manera exacta un 43 por ciento, de la diversidad total del grupo presente en el país, como por ejemplo, en este lugar se produjo el último registro en Uruguay de aguará guazú, el cánido más grande de América del Sur, y de la Cuica de Agua o Yapok.

El artículo señala que dado que la especie se mueve en un área que alcanza los 100 km2 y que ha sido registrada en zonas fronterizas, la presencia al menos ocasional del yaguarundí en territorio uruguayo es esperable.

“No obstante, más allá de las posibles intromisiones ocasionales en nuestro país, no se puede descartar que la especie esté dispersando desde su distribución original como respuesta a actividades antrópicas que resultan en la degradación, fragmentación o pérdida de su hábitat, particularmente en el Estado de Rio Grande do Sul”, continúa el artículo.

En el artículo se destaca que “resulta fundamental la continuación del monitoreo a largo plazo para determinar si la especie efectivamente pasa a ser residente, lo que llevaría a tomar medidas de manejo adecuadas, como su inclusión entre las especies prioritarias para la conservación”.

Además, se resalta la importancia del área de Paso Centurión, “que ha sido propuesta para su ingreso al Sistema Nacional de Áreas Protegidas, algo que hasta el momento no se ha concretado”.

El trabajo fue realizado por Florencia Grattarola, Daniel Hernández, Alejandro Duarte, Lucía Gaucher, Gabriel Perazza, Solana González, Lucía Bergós, Magdalena Chouhy, Andrea Garay, Magdalena Carabio y Lucía Rodriguez-Tricot.

Sobre la especie: el Yaguarundí es un felino mediano, de unos cinco kilos de peso, cuya distribución abarca desde México hasta la provincia argentina de Río Negro, registrándose en todos los países continentales de América Central y del Sur, exceptuando Chile y Uruguay.

“A pesar de su amplia distribución y su tolerancia a distintos tipos de ambiente, se considera una especie rara”, según Oliveira, 1998; Clavijo & Ramírez, 2009.

“De manera histórica, la especie fue considerada parte de la mastofauna uruguaya, según González com. pers., pero fue excluida de los listados nacionales de especies hace algunas décadas, de manera probable por ausencia de registros formales”, continúa el artículo.

“Es el felino que tiene mayor distribución junto con el Margay, es el más diferente de los ´gatos chicos´, porque no tiene manchas y está más emparentado filogenéticamente con el puma” explicó el biólogo Ramiro Pereira, de XXX.

“En Uruguay se lo creía presente porque había registros de gato moro, como se le decía antes, pero nunca se lo encontró y se pensaba que podían ser gatos monteses los descritos, por lo que se lo bajó de las especies presentes en Uruguay, pero es posible que alguno de esos animales encontrados en aquellos años fuera un yaguarundí, pero hasta ahora no había un registro fidedigno”, agregó Pereira.

Nomyc-22-5-20

« Volver