Descubren el esqueleto de ciervo más completo de Argentina

Fue en San Pedro y la especie habitó desde los 126000 a 8500 años de antigüedad  

Buenos Aires-(Nomyc)-El esqueleto de ciervo fósil más completo de Argentina, que fue hallado por el Museo Paleontológico de San Pedro  en un estado de conservación que permitirá realizar estudios en detalle sobre la anatomía de este ciervo extinto, ya que los restos fósiles de este género conocidos hasta hoy son fragmentarios, pertenece al género Morenelaphus y fue encontrado en el yacimiento de “Campo Spósito”, un sitio de barrancas y cortes naturales de terreno ubicado en la zona denominada Bajo del Tala, del mencionado distrito bonaerense.

Cómo lo hallaron                                                                                                                                                                                            El hallazgo comenzó hace un mes, cuando José Luis Aguilar, integrante del museo de San Pedro, recorría un sector de barrancas onduladas y allí, en un corte de la barranca, observó un pequeño fémur asomando entre las rocas y al día siguiente, un pequeño equipo conformado por Matías Swistun, Julio Simonini, Gabriel Tettamanti y el propio Aguilar, acudió al lugar tratando de ver si hallaban más fósiles del ejemplar.

La sorpresa fue mayúscula cuando observaron, hacia el interior de la barranca, el esqueleto parcialmente articulado de un pequeño animal fósil aunque, luego, la tarea de remoción demandó una tarea de cinco días dejar hasta dejar al descubierto los frágiles restos fosilizados para lo que el equipo del museo tuvo que “recortar” pequeños bloques de sedimento que contenían los delgados huesos fósiles y enyesar cada bloque para poder trasladarlo hasta el laboratorio de la institución, según informaron desde el museo.

“Lo primero que pude divisar fue un fragmento de uno de los fémures”, dijo Aguilar y contó que al día siguiente regresó con el equipo del Museo y, tras una semana de tareas lograron “rescatar gran parte del cuerpo de este ciervo que pertenece al género Morenelaphus, del cual solamente se conocían restos fragmentarios hasta ahora”.

El equipo que realizó las tareas de rescate en Campo Spósito estuvo compuesto además por Matías Swistun, Julio Simonini y Gabriel Tettamanti.

“El espécimen tiene un excelente estado de preservación y será identificado a partir de sus dientes” y elementos “craneanos y postcraneanos, lo cual es un rasgo novedoso ya que los ciervos fósiles históricamente se identifican por sus astas”, dijo el investigador Germán Gasparini, del Museo de La Plata- Conicet.

De las observaciones de campo se desprende que “el animal murió sobre un piso rocoso y levemente ondulado” y sus restos, esparcidos en una fracción de tan solo 3 metros cuadrados, se mostraban extremadamente delicados.

Qué encontraron

  • Del esqueleto axial, precisamente del cráneo, se pudo rescatar parte de su maxilar con algunas piezas dentarias y ambas ramas mandibulares con su dentición prácticamente completa.
  • Su columna vertebral desde la región cervical hasta la región tóraco-lumbar presenta sus vértebras articuladas entre sí. Se hallaron, además, numerosas costillas (más de 20 piezas) enteras y fragmentarias.
  • Con respecto a sus extremidades, se conservó su pata anterior derecha articulada y parte de uno de los fémures. La cintura pélvica está bastante completa y ubicada en posición de vida.

“Lo interesante de este hallazgo paleontológico, radica en que el espécimen conserva alrededor del 70 por ciento de las piezas de su esqueleto y, además, muchas de ellas están articuladas, lo que es de gran importancia en la Paleontología ya que los ciervos fósiles de Argentina se conocen sólo por cornamentas o astas y restos de cráneos. Lo que sumado a que el material cuenta con procedencia estratigráfica precisa, se podrán realizar estudios morfológicos de precisión y observar, a su vez, las implicancias paleobiogeográficas y paleoecológicas”, destacaron.

Por su parte Aguilar, opinó que “si bien los restos de ciervos fósiles existen en diferentes colecciones de nuestro país, lo que hace único a este hallazgo es que se trata del ejemplar fósil más completo y esta condición nos permitirá comparar a este animal que viene de la prehistoria con otras especies de la familia Cervidae a la que perteneció y es asombroso ver cómo su columna y cuello se mantuvieron articulados en ‘posición de vida”.

“Sin dudas, este pequeño animalito viene a contarnos detalles de un momento de nuestra prehistoria donde el ambiente que habitó fue bastante diferente al nuestro” agrega Aguilar.

El ejemplar pronto quedará expuesto para su exhibición al público en las salas del Museo Paleontológico de San Pedro, junto a imágenes de la extracción y preparación en el yacimiento.                                                                                                                                                  Nomyc-8-1-19

 

« Volver